14 mayo 2007

Lamer el sol



Mastiqué el desánimo,
desencanto mismo de la agonía.
Mis entrañas instigué,
engulliendo la afonía.
Todo en nombre de la profundidad.

Recubierta de capas, más si cabe,
en el límite de lo absurdo
lamo el sol en discretas acciones,
al son del aire cada mediodía,
metabolizándote en mis adentros
en una constante floración.

7 comentarios:

FRAKTAL dijo...

Quizas lamer el sol y recubrirnos de mas capas, nos ayuden a olvidar.
Muy lindo.
Besos

Ogigia dijo...

Sí, está bien el poema

ybris dijo...

Quiere uno a veces profundizar y se encuentra con la angustia.
Mejor alzarse hacia el sol y tomarlo en pequeños lametones como un helado.

Besos.

almena dijo...

Lo que sea, con tal de "hacer trizas el desánimo".

Un beso!

El pez dijo...

que belleza para ilustrar el poema.

Sangre dijo...

...yo lo que mastico es que no se te ve el pelo guadiña, a ver si apareces puñetas...un besito (y quitas el coñazo de palara esa de verificar que me pone negrooooo)

Anónimo dijo...

Liberarse de capas para dejarse renacer y entonces sí, lamer el sol para augmentar la pureza de la esencia. No dejamos de ser soles aunque a veces cubiertos de nubes.
Detras del desánimo están las raíces.
(perdón por agregarte en mi blog sin pedirte permiso, fué un acto incontrolable, no lo pude evitar ;) te ofrezco el mío si lo crees digno)

En archivo