09 junio 2007

Pequeña Proclama




Voy camino del tiempo,
sin más carga
que la carga de mis ganas,
de mis sueños.

Me acompaña tan sólo
tu mirada
y estas manos llenas
de violenta lluvia.

Quiero que mi voz llegue
desnuda y libre,
como una flor abierta
en cada sonrisa.

Quiero conocerte el rostro distinto
de las estaciones,
abrazar todo el aire en tu cintura,
estrujar la mañana
hasta que la sangre del día
chorree por todos los silencios
de mis huesos.

Quiero convertir el cansancio del hombre
en pan y aceite.
No dejar transcurrir las madrugadas
sin besar las manos del campesino.

Quiero hundirme en la tierra ahi,
con mis uñas
encender los volcanes
para que se conviertan en cenizas
los dogmas y discursos.

Quiero unirme al rocío
y al caminante,
al pájaro
y a la guitarra,
al martillo
y a los hombres.


Reclamo desde aquí
un lugar para mi canto
un lugar para mis pasos.


No toleren jamás, hermanos,
compañeros,
el crepúsculo en mi garganta.

Indio Juan


Muchas gracias querida Marina.

8 comentarios:

ybris dijo...

Gran proclama en realidad.
Pedir que nunca se tolere el crepúsculo de la garganta.

Besos

Haiduc dijo...

La soledad comienza con el silencio que es necesario saber guardar

Ogigia dijo...

Es muy cercano a lo terrenal y cálido, gracias

marina dijo...

Como dice Ybris, es una Gran proclama... Un abrazo cálido y sentido,Mirada,... con suave brisa matinal de tilos en flor...

Johanna dijo...

hola!! primero te agradezco la anotacion en el blog del Haiduc.

es bellisimo.

yo quiero vivir... vivir sabiendo lo que eso duele.

gracias mil!! un beso!

yole dijo...

Las letras que regalas se hacen voz tuya, hermoso canto.

Suso Lista dijo...

Ola ghuapisma. ¿podias dar a volta?

Sangre dijo...

...nada que se hunda en la oscuridad, en la garganta solo luz de día y de vida muy bonito churriña. un beso . Carlos

En archivo