17 mayo 2009

Salicina




A tristura chega dabondo cando nos pés reventan as pedras, cando nas mans terman as lágrimas, nesta soedade de ti. Podería vivir sen mirarte, máis sen sentirte non podería.


Salix atrocinerea Brotero

6 comentarios:

amor y libertad dijo...

entonces habrá que pasar de mirada a sentida ;)

gaia07 dijo...

Y a todos nos toca aprender a vivir con la pena, con el ansía de respirarle y la necesidad de abrazarle.

Un beso.

ana p. dijo...

Un abrazo enorme. Guapa. Te siento.

RRH 1008 dijo...

Por que será, que cando a un lle asalta a tristura, as verbas mais belas sáenlle do mais fondo do corazón.

ybris dijo...

Música preciosa, foto evocadora.
Pero tus palabras...
Los que tenemos muy cerca todos los saucedales agrademos especialmente tu mirada.

Besos.

Tempero dijo...

Sujetar así una rama.
Enfundarse un texto triste.
Sentir es fundamental.
Acoger, también lo es.

Milleiros.

En archivo