12 marzo 2010

Recuperando


"Verte, amor.
Y en el hálito incierto de la tarde ensombrecida
abrazarte.
Recuperar el tiempo acumulado
en hojas tristes bajo el paso lento.
Lúcido amor que sobrenada cierto,
mayor que tantos odios, tantas muertes.
Desde el viscoso mar de la palabra
prevista y condenada por los hechos
de una vida cargada de obviedades,
desde el lúcido borde en que las sombras
nos urgen su vacío,
desde la lejanía,
amor, alzarte al centro
y destronar el mundo que arrastramos."

Poema titulado Recuperando escrito por Ybris


Gracias Marina Culubret por la fotografía Mulan


"Una vez muerto el Minotauro, y convertido el laberinto en un recinto en ruinas, atrás quedó, sepultada por más de tres mil años de civilización y pensamiento filosófico, aquella arcaica sabiduría que se proponía como símbolo del existir humano el "camino más largo". Lejos quedó aquella pretensión de llegar hasta el final de ese camino para enfrentarse al conocimiento del propio ser, para extasiarse ante la visión de un misterio, para alcanzar el conocimiento de la esencia del hombre antes de traspasar el último de los límites humanos. A partir de entonces, la hybris se convirtió en un problema filosófico, en un impulso que había que reprimir, en una afrenta contra los dioses, en una bestialidad humana.

El hombre perdía así sus facetas animal y divina quedando encerrado en los estrechos límites de una racionalidad que no es capaz de entender su propia esencia. Del vivir humano como un habitar los límites, tratando de recorrer todos los caminos posibles, se paso a la infructuosa búsqueda de un único camino, el camino del recto vivir. De este modo, desde Teseo el pensamiento occidental se ha empeñado en encontrar por todos los medios un único camino para recorrer el laberinto del vivir y el pensar humanamente."

En el centro del laberinto: la hybris y el Minotauro. DAVID CIFUENTES CAMACHO.


Pero resulta que empezamos a leer a nuestro Ybris, y ya todo fue mudando en cada día de nuestras vidas, sus poemas, sus reflexiones, sus confesiones, sus cuidados comentarios en cada uno de sus lectoras y lectores nos hacen ser mejores, y encontramos que para recorrer el laberinto del vivir y el pensar humanamente llega con el vacío.

"¿Sabe alguien qué es quedarse en el vacío?
Lo mismo que el silencio cuando se habla,
¿no destruiremos con ello el sitio que nos acogió sin preguntarnos?"

Hablar como quien calla
por Ybris.


He dejado debajo del título el enlace a su blog titulado Vacío.
P.D: Ybris te quiero mucho, profundamente agradecida.

9 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Creo que seguiré este blog con mucha atención. Si todo es como lo que acabo de ver y leer... Un saludo.

ybris dijo...

Gracias a tus palabras excesivas para conmigo.
No las merezco. Mi Hybris (así debiera haber quedado escrito, pero Blogger no me lo admitió) era sólo la altanería inaceptada ante el despótico designio de los dioses.
Desde mi reposo actual sigo leyendo a todos aquellos que, como tú, tanto me inspiraron e inspiran. Lo que escribo queda ahora en un silencio que no es olvido.
Si algo de lo que escribí es útil a alguien, ahí queda. Me alegra saber que alguien pasa todavía por allí.

Besos. Ya sabes que tu cariño y tu agradecimiento es mnutuo.

Ventana indiscreta dijo...

Reconozco que entrar en Ybris fue como entrar en un lleno con sabor a poco, así que de vacío nada. Y es más, a partir de ese momento entré en un laberinto en el que estoy felizmente instalada. Quizás no sepas de qué hablo. ¿O sí?

Ybris será siempre un referente de cordura. Quizá eche de menos una, a lo mejor, versión suya más impregnada de locura.

Besos matinales.

El Toro de Barro dijo...

Coincido contigo en tu percepción de ese gran escritor que es Hybris. Sus palabras suelen instalarme en el borde de esa copa que siempre me conduce -y no siempre a mi pesar- a las zonas más oscuras de mi vida. El camino del conocimiento tiene esos inconvenientes, pero Hybris los acomoda con un poco de piedad, la suficiente como para enfrentarte a ti mismo sin demasiado dolor, ni decepción, ni asombro...

Un beso
Carlos

Ogigia dijo...

Me gusta todo y coincido con la apreciación de Carlos, el Toro, amigo...así que no me repito

isla dijo...

Mirada... gracias.. ¿cómo agradecerte ?.. Reconozco, siempre que leo tu espacio, que quizá mi "vacio" es tan grande.. que quizá por esa razón no consigo entender muchas cosas... y tengo que darle vueltas ... una y otra vez..
por eso graciassss... porque ello me obliga a avanzar..

Ybris.. "hablar como quien calla.." todavía me recorre la piel la sangre... preguntando ¿por qué?..y no puedo evitar estremecerme de nuevo ante ese ¿sabe alguien qué es quedarse en el vacío?...ascender...
un abrazo inmenso...
isla

gaia07 dijo...

Hybris mira el mundo tal cual es, cruel y hermoso, con la fuerza del sabio lo vitupera y con la sensibilidad del stradivarius lo enaltece.

Precioso poema siempre.
Abrazos.

Inés González dijo...

Mirada esta entrada no tiene desperdicios, el poema de Ybris me gustó muchísimo, ya sabes la historia del Minotauro es una de mis pasiones.
Un abrazo enorme

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Destilas sensibilidad (por) en casi todo lo que escribes, enlazas o nos das a conocer... eso me gusta...
Estoy en un momento ñoño... ya veremos como evoluciono...

Creo que te seguiré leyendo. Las últimas entradas que has echo me han transmitido muchas sensaciones buenas.

En archivo