29 mayo 2010

apertura de costados


Nado bien en las profundidades del lago, nado con gracia y desparpajo dentro del lugar,
voy a subir a la superficie, allí es otro cantar.
Tiro del esternón hacia adelante, mi corazón tiene espacio, late suave y con fuerza.
Siento como el agua se desplaza hacia los costados, he llegado, estoy en tierra.




10 comentarios:

mirada dijo...

Quedan muy poquitas como yo :-) en Galicia, soy una emys orbicularis.

http://infotortuga.com/emys.htm

Gracias por estar.
Felices días.

Astronautaentierra dijo...

Me encantaría nadar como una tortuga. Parece que vuelan bajo el agua.

Non sabía que tiñamos tartarugas aquí... estou aprendendo moito contigo! ^^

boa fin de semana

Nieves dijo...

Es preciosa esa tortuga

ybris dijo...

Apertura de costado.
Una buena razón para conservar esa belleza.

Besos.

TriniReina dijo...

Si ha llegado, el esfuerzo ha merecido la recompensa.

Saludos

Ogigia dijo...

Me gusta mucho la fotografía, y,claro,el texto. Besos

Umma1 dijo...

Qué delicado es tu blog.
Admiro la capacidad de síntesis y la estética de las imágenes.

Encuentro las tortugas enigmáticas, pero amigables.

gaia07 dijo...

Transitan veloces en el agua y pacientes en la tierra. Me llama la atención que compartiendo la tierra con los humanos, en su larga existencia no hayan desarrollado una anatomía capaz de navegar pacientes y correr veloces.
Son longevas, Harriet cumplió 175 años y Malila 192. Lástima que solo hablen en los cuentos de ciencia ficción.

Mágico post.
Un abrazo.

la fuente de sed dijo...

Vaya, me has metido dentro de esa tortuga. Y pisar tierra ha sido una gran sensación. ¡Gracias!

Osho dijo...

37. Lentamente bajando



Lentamente bajando
La meditación es una forma de medicina: se usa solamente por el momento. Una vez has aprendido la cualidad, no necesitas hacer una meditación en particular, la meditación se ha extendido a toda tu vida. Caminar es Zen, sentarse es Zen.

Entonces, ¿Cuál será la cualidad? Observando, alerta, gozoso, sin metas, centrado, amoroso, fluyendo, uno camina. Y la caminata se convierte en un paseo. Amoroso, alerta, observador, sin motivos. No te sientas por un motivo particular. Simplemente disfrutas de lo hermoso que es sentarse sin hacer nada, qué relajante, cómo descansa... Después de una caminata, te sientas debajo de un árbol y la brisa viene y te refresca. A cada momento uno tiene que encontrarse a gusto con uno mismo, sin intentar mejorar, sin cultivar nada, sin practicar nada.

Caminar es Zen, sentarse es Zen. Hablando o en silencio, moviéndose o inmóvil, la esencia se encuentra a gusto. La esencia se encuentra a gusto, ésta es la frase clave. Esta es la llave resumida, hagas lo que hagas, en lo más profundo de tu ser permanece a gusto, fresco, calmado, centrado.

Osho The Sun Rises in the Evening Chapter 7

Comentario:
El Caballero del Arco Iris nos recuerda que, precisamente como esta tortuga, cargamos con nuestra casa a cualquier sitio donde vamos. No hay necesidad de afanarse, no hay necesidad de buscar refugio en todas partes. Aunque nos movamos en las profundidades de las aguas emocionales, podemos permanecer contentos con nosotros mismos y libres de ataduras.

Es un momento en que estás listo para abandonar todo tipo de expectativas que has tenido sobre ti mismo y sobre otra gente, y asumir la responsabilidad por cualquier ilusión que hayas podido estar llevando. No hay necesidad de hacer nada más que descansar en la plenitud de lo que eres ahora mismo. Si deseos, esperanzas y sueños se están disolviendo, tanto mejor. Su desaparición está abriendo espacio para que se produzca una nueva cualidad de quietud y aceptación de lo que es, y serás capaz de dar la bienvenida a ese desarrollo de una forma que nunca fuiste capaz de hacer antes. Saborea esta cualidad de ir más despacio, de llegar a descansar y reconocer que ya estás en casa.

En archivo