14 noviembre 2010

na procura de choupíns

O Livro dos Amantes

IX

Pusemos tanto azul nessa distância
ancorada em incerta claridade
e ficamos nas paredes do vento
a escorrer para tudo o que ele invade.

Pusemos tantas flores nas horas breves
que secam folhas nas árvores dos dedos.
E ficámos cingidos nas estátuas
a morder-nos na carne dum segredo.

Natália Correia



6 comentarios:

doctorvitamorte dijo...

Lo siento todo
sin entender palabra
Es la maravilla de la poesía

mirada dijo...

:-)
así es...

mateosantamarta dijo...

Entiendo algo, intuyo algo...imagino el resto. Suena melancólico.
Un abrazo.

mirada dijo...

Mateo,
traducido sería algo así:

"Pusimos tanto azul en esa distancia
anclada en incierta claridad
y quedamos en las paredes del viento
a secar para todo lo que él invade.

Pusimos tantas flores en las horas breves
que secan hojas en los árboles de los dedos.
Y quedamos ceñidos en las estatuas
a mordernos en la carne de un secreto.

Slump dijo...

A mi me suena a nostalgía, recuerdos, per olleno de belleza.

gaia07 dijo...

Que sería del mundo si nada volviera a empezar. Si todo continuara hasta el infinito. Sin saber que el final de algo hermoso presenta el principio de otra asombrosa belleza, distinta, inolvidable, pero finita.

Besos.

En archivo