28 marzo 2011

aficiona

"una copita de ciencia, una botella de sabiduría, un barril de prudencia y un mar de paciencia."
San Alfonso


Las personas no se miran a los ojos, no se tocan, se rehuyen como si se tuviesen miedo. Y yo me estoy aficionando a un hombre que me pone nerviosa sino me toca, sino me mira. ¿Es miedo? simplemente me aguanto por quererme controlar ¿Cómo dejar de pensar? He de empezar a cantar: "y me solté las riendas" y así seguramente empezaré a sentirme en el paraíso.



"todo tiene su tiempo y todo lo que hay debajo del cielo pasa en el término que se le ha prescrito. Hay tiempo de callar y tiempo de hablar." (Ecle. 3,7)

6 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Una maravilla de entrada, Mirada.
Me encantan los dibujos con los que ilustras tus palabras justas.
Un abrazo.

Belén dijo...

La verdad es que si, imagina cómo lo paso yo que soy fisio :)

Besicos

ana p. dijo...

pues sueltate del todo y cabalga melena al viento :)

.. alexitimic dijo...

Aficiónate. Y descontrólate. Date al disfrute de la vida, que las consecuencias, buenas o malas, no van a poder quitarte "lo bailao" ;)

Eres una tía genial!¡
MMUACAAA :DDD

Tempero dijo...

Primero se aficiona a alguien,
luego se ajusta
y al final se aferra.
Saciarse es lo propio,
quedarse con las ganas es una putada, pero alienta.
Pero es tan necesario el aliento, ese saber que está/n.

Milleiros.

gaia07 dijo...

Ya estás en el paraíso, suéltate y da rienda suelta a esa afición.
Ahora está ocurriendo, ahora es el tiempo, éste es el término.

Mil besos

En archivo