05 mayo 2011

Invasión



Cariño, el vaso está lleno, ¿no te apetece un poco de agua?
¿qué hago con toda esta cantidad? ¡Llevo tanto para darte!


Un silencio enorme irrumpe para quedarse en segundos inmensos en la habitación.
Se derrama una necesidad contenida, la esclusa de limpia suelta el agua con gran velocidad e impacto, repentinamente.

Ahora entiende que todo sucede por algo, para su propio bien.
El agua arrastra con su velocidad las arenas y los fangos del fondo.

Surge la necesidad de gestión desde un diminuto planeta, el más pequeño de todos.
Si algo no te funciona, no te empecines, cambia.

Una idea nace con arraigo, una alquimia brota para transformar las sensaciones en resultados.




5 comentarios:

Poledra dijo...

Que mal se pasa hasta que eso ocurre y que alivio produce cuando al final te decides a cambiar, verdad?

Un abrazo, mi niña

isla dijo...

Raiña... no sé si guiarme por las palabras de Poledra... como muchas veces.. no soy capaz de entender lo más sencillo.

"Invasión" .. el título me descoloca..
Siento que recibo muchas y pequeñas ideas a la vez, muchos pensamientos encerrados en tus palabras, demasiada delicadeza, total sensibilidad.
por eso...
que te quiero nena!!
isla

Beto dijo...

El agua fluye como la vida misma, todos somos agua.
Un abrazo a tu alma

Jauroles dijo...

Un vaso lleno, cambios... No sé si es lo que pretendía, pero me transmitiste positivismo. ;)

Besos.

gaia07 dijo...

Todo tiene sentido,
tras la invasión de luz en las esquinas,
todo iluminado,
todo a la vista,
la gestión es fácil,
solo queda lo limpio,
solo queda lo necesario.

Un abrazo

En archivo