03 mayo 2005

Burgos

Noche del viernes 30 de septiembre de 2004

"Tengo a mis pies el río y la arboleda, la piedra cincelada -agujas y crucero- frente a frente. En el encanto de la tarde leda la ciudad desposada -novia de ensueño- con el sol poniente" (Bonifacio Zamora, Temas y paisajes, Burgos 1950)

Al llegar al albergue después de venir del centro de salud, malhumorada, lo pagaba con Angel ¿por qué? ahora en este Camino, venía a mí parte de mi pasado, tenía que aprender una nueva lección.
Sabía que Angel no tenía la culpa de mis males, ni la culpa de mi fracaso amoroso. Cuando decidí salir con Angel fue porque sentía que podía amar, que podía amarlo, que por fin había cerrado definitivamente la puerta de aquel amor frustado, aquel amor que me hizo sentirme una mujer abandonada, una mujer rota pero que con mucha calma y tesón había conseguido recomponer.
Después de unos pocos meses supé que de Angel no podía enamorarme. Entonces lo hablamos. El tiempo se alía con nosotros para promover amistad. Decide que es buena idea venir a hacer el camino conmigo, un fin de semana y yo no era quién de negarme. Ahora estaba cabreada conmigo misma porque sólo miraba mi ombligo, porque no soportaba que en estos momentos él quisiera decidir por mí, me dirigiese de alguna manera y la verdad aprendí que todas las personas que nos rodean están para hacernos sentir mejor, aunque nosotras o nosotros nos empeñemos en lo contrario. Todas las personas con las que nos interrelacionamos sirven para hacernos la vida más fácil, para hacernos felices. Están aquí y aparecen para nosotros. Esta manera de plantear la vida por supuesto no hay que hacerlo desde una manera egoista, sino que más altruista.
Tenía un fin de semana para aprender de mi relación de amistad con Angel, construiría en positivo. Así haría.
Todo esto me lo planteaba camino del albergue.
Al llegar ya todo lo veía de diferente manera, además me encontré en el albergue con Stalisnao, un italiano muy amigo, que había conocido y coincidido en algunas etapas y hacía muchos días que no sabía nada de él. Nos abrazabamos, me miró, sonrió y me dijo " bela... me quedaré contigo... el lunes adiamo...". Pobre, tenía un dedo muy mal, con una uña cayéndosele, pero con un espíritu enriquecedor que transmitía con su sonrisa.
Y otra sorpresa, Leticia, también se quedaría el sábado porque de Burgos iría en autobús hasta cerca de Sarria y de allí andando a Santiago, quería seguir bailándole al sol y a la tierra pero más cerca de Santiago, y ya no disponía de días. Me encontré también con Jose Fernando, un barcelonés muy bueno que caminaba muy rápido, siempre llegaba el primero a los albergues y salía casi el último de ellos -a veces pensé que cogía taxis en algunos tramos, se lo dije, y no hacía más que reirse con la anécdota, pero sé que hizo todo el camino andando-.
Nos fuimos todos a cenar para celebrar que algunos nos quedábamos convalecientes un fin de semana en Burgos "de vacaciones", y otros como despedida porque continuaban.
Dentro de mí estaba contenta, satisfecha, porque mi decisión era la correcta. Es necesario no apurar el camino. Es muy importante pararse el tiempo que se necesite para aprender. La armonía en uno mismo, armonía de cuerpo, mente y espíritu.

13 comentarios:

LeeTamargo dijo...

...Creo que tus pies ya comienzan a mejorar, Mirada. Es que ese camino lo cura todo...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

toshiro dijo...

Qué tus caminos te sigan besando la vida.
Abrazos

Serena dijo...

Los acontecimientos suelen sucederse de esa manera, muchos son cuestion de actitud y aveces hacemos un alto en el camino, y metaforicamente o no, cambiamos de calzado y continuamos camino...
Mil abrazos amiga. Mil abrazos.

Bergeronnette dijo...

Me gusta este tipo de posts de los cuales, se narra una experiencia, y la anécdota que nos transmite, más la reflexión final.
En cierto modo, el tiempo es el gran juez que pone cada cosa, y a cada uno en su lugar, y no debemos impacientarnos por ir más rápido, o por aprender antes, todo se aprende, pero es necesario, tal y como lo has reflejado aquí, pararse y pensar sobre ello, sino, no sirve de nada.

Un beso.

scape95 dijo...

A curarte los pies y a seguir andando. ¡Vamos! Tanta charla, tanta charla... XDD

El Mundo de CHOI dijo...

ayss a andar!! se ha dicho!! jeje yo he empezado hoy con un nuevo propositom andar todos los dias 2 horas y vengo de hacerlo XD!! toy agotá jajaja
Besitos salados de CHOI

toshiro dijo...

Hola Mirada.Seré sincero, si colgué el post fue por tí(al día hago dos o tres escritos,pero colocarlos en la página me da pereza, al leer tu reclamo no tuve más opción que complacerte).
Lieben es: "te quiero" en alemán(pero no se lo digas a nadie por favor).
Cuideseme hasta que tu risa sea tu DNI.
Abrazos grandes

LLuvia dijo...

Y siempre es bueno hacer lo mejor por uno mismo. Bonitas son las experiencias cuando algo bueno has de sacar de ellas... Un beso Mirada querida.

Egosum dijo...

Hola, Mirada, yo lo encontré hará doa años en Internet y mi hermano el año pasado en una librería de Valencia que se llama París-Valencia (hay varias en realidad, muy buenas). A mí me gustó mucho y a mi hermano también, Bueno, si no lo encontrases, o te viniese mal lo de Valencia, yo te lo buscaría y te lo mandaría, si confiares en dar la dirección a un psico-"Patín"... Iván amigo, ya me recompuse, no de la gripe, aunque vengo medio cadavre y coloqué algo de mi alma rota allí. Saluts a tots!.
Egosum | Homepage | 05.04.05 - 3:24 am | #

-------------------------------------------------------------------------------- Un saludo, amiga, que me voy enseguida a la cama, a ver si sobrevivo.

boreal dijo...

Como dice Kavafis...no tengas prisa por llegar a Ítaca... disfruta de las experiencias del viaje... Un beso.

odyseo dijo...

Lo importante no es llegar, sino el camino.

Dugongo dijo...

Un descanso a tiempo permite llegar en mejores condiciones. Y no sólo físicas, como bien dices.

De vez en cuando desconectar, aunque sea entendido como hacer un alto en el camino, es algo bueno y necesario.

Un beso.

Anónimo dijo...

Pues a ver donde cae mi Burgos. Me acordaré del tuyo.

Intensas reflexiones.

Candela.

En archivo