29 enero 2008

??



Toco el agua, la revuelvo, una y otra vez.
La quietud no me define. Quiero saber.

3 comentarios:

ybris dijo...

No hay que quedarse nunca quietos ante el agua.
El agua enseña mucho.

Besos

Neander dijo...

Inquietud y curiosidad... si no, estamos muertos.

marina dijo...

A menudo las certezas se me escurren por los dedos cuando intento pescarlas, pero están ahí, siempre, y no huyen, aunque lo parezca...
Guada, un abrazo...!

En archivo