30 enero 2008

Sin dolor


Voy en volandas. Sin pasos. Así me siento hoy. Ha llegado el momento. Una simple coincidencia. Luz inmensa. Y el yugo se ha borrado. Tu negación marcada en mi pecho, ya no está.

11 comentarios:

Diego dijo...

Sereno argumento...a veces es necesario reconducirnos.


Besos


Diego

ybris dijo...

Vuelo en la luz.
Prodigio de la ausencia de negaciones.

Un beso.

juanra dijo...

Hace mucho que no me pasaba por aquí(perdón)... veo que sigues soñando, eso está bien. Saludos.

Gondrode dijo...

Ya perdoné errores casi imperdonables,
traté de sustituir personas insustituibles
y olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso,
ya me decepcioné con personas
cuando nunca pensé decepcionarme,
más también decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger,
ya me reí cuando no podía,
ya hice amigos eternos,
ya amé y fui amado,
pero también fui rechazado,
ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de tanta felicidad,
ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también "rompí la cara" muchas veces!

Ya lloré escuchando música y viendo fotos,
ya llamé sólo para escuchar una voz,
ya me enamoré por una sonrisa,
ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y...

...tuve miedo de perder a alguien especial
(y terminé perdiéndolo) Pero sobreviví!!

Y tadavía vivo!
No paso por la vida...
y vos tampoco deberías pasar... Viví!!!



Bueno es ir a la lucha con determinación,
abrazar la vida y vivir con pasión,
perder con clase y vencer con osadía,
porque el mundo pertenece a quien se atreve.

Y...

LA VIDA ES MUCHO
para ser insignificante!


Charles Chaplin

marietta dijo...

Me encantó!, el que más. Genial ese cambio.
LU-MI-NO-SO!!.
Bravo por las coincidencias!

Nikté dijo...

Cuando ese yugo desaparece...Ays
No nos queda más que flotar.

Un beso

irene dijo...

alegría de vivir y volar!!!!!!!!!!!11

samsa777 dijo...

Qué hermoso es tu blog. Cómo me alegro de haber vuelto por aquí.

Neander dijo...

Ahora se ve la esperanza al fin.
Un abrazo.

marina dijo...

Hay palabras que clavan sus garras allá donde más duele. ¡Qué libres nos sentimos cuando un día vemos que ellas ya no están, que ya no encuentran oscuridad en la que anclarse!
Un abrazo cálido...! :-)

ana p. dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog. Claro que te permito el cariño, tu blog también me pareció cercano, y conocido. Supongo que ambas estamos en este momento luminoso que deja atrás tinieblas, dudas, decepción... Assí que ponte esas enorme y preciosas alas y no dejes de subir y subir. Un enorme besazo y todo mi cariño

En archivo