02 enero 2009

En camino

Vía do tren cruzando a ría de Neda (A Coruña)

ni es enero
es octubre
a finales del mes

ni amanece
es sábado
a finales del día

En camino, eso sí...


Pues como es habitual en mí, lo único constante, camino mis pensamientos, arriba, abajo, a la derecha, a la izquierda, estoy equivocada, como siempre, una vez más.

Las palabras se crecen, arropan, encariñan cuando se leen con emoción, ahí pueden llenarte de colores por dentro. Las palabras, cada una de sus letras, se encogen, aburren cuando se han vaciado de toda relación con tu propio mundo.

Una vez planeamos escaparnos al otro lado de la ría, juntábamos en una caja de galletas vacía todo el dinero que podíamos reunir. Caminaríamos días enteros hasta cruzar al otro lado de la vía del tren. Era mi función ser la encargada de despertar a todos a la hora convenida, pues parece ser que esa hora nunca llegó. Desde aquella los planes no son lo mío.

5 comentarios:

Ogigia dijo...

Tú si que me emocionas a mí con lo que escribes, lo que nos muestras... Gracias y un beso

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Si no quieres no planifiques.Pero nunca es tarde para cruzar la ría

Lux-lux dijo...

Creo que está acertado, a mí me pasó algo similar.

ybris dijo...

Magnífico:
octubre o enero,
alba u ocaso.
Lo importante es caminar.
Caminemos pues.
Y que nunca dejen de acompañarnos las más bellas palabras.
¿Para qué planes?

Besos.

Tempero dijo...

Es sábado, ha amanecido. Puede que la marea haya bajado, cruzar la ría sería más fácil. Pero estoy descalzo, no encontré los zapatos. Resulta que no encuentro fría el agua que queda y me da por pensar si no sería mejor ir a nado.
Milleiros.

En archivo