20 octubre 2010

cantarelas


Habéis visto mis hojas secas
de mi corazón desprendidas,
hojas de roble y encina,
¿y habéis oído?
se despierta el sabor
en esta hora
que la naranja canta

4 comentarios:

doctorvitamorte dijo...

Espero que tanta belleza no sea venenosa

Jauroles dijo...

Vi y oí! ;P

Besos.

marina dijo...

estos son mis preferidos..! :-)
con ajo y perejil...mmmm

tus versos también son deliciosos..! :-)

un gran abrazo

mateosantamarta dijo...

No son venenosas. En mi pueblo creo que las llaman sedereras.
Entre las hojas caídas hay cosas buenas.
Besos.

En archivo